Anorexia

Una investigación  publicada en el año 2015 por la revista Nature a cargo científicos de Australia, Alemania y Estados Unidos concluía que la estimulación del apetito producida por el cannabis se debe a su interacción con las mismas neuronas que normalmente se encargan de producir saciedad, las conocidas como proopiomelanocortinas (POMC).

Ansiedad

Israel publicó recientemente un estudio que compara los efectos de los opiáceos y el cannabis medicinal en pacientes con depresión y ansiedad. El estudio tiene como objetivo analizar los niveles de depresión y ansiedad de pacientes que sufren diferentes tipos de dolor crónico (migraña, artritis, fibromialgia, etc.) y que reciben tratamiento con opio y cannabis medicinal.

 

Artritis

Autismo

 En EE.UU. y otros países, existe una epidemia de consumo de analgésicos con que los enfermos tratan de aliviar los síntomas de la artritis y otras enfermedades. En estados en los que la marihuana es legal, y mucha gente toma derivados del cannabis en lugar de analgésicos, las muertes por consumo de opiáceos se han reducido en un 25 por ciento.

Los investigadores llegan a la conclusión de que el cannabis medicinal parece ser una opción bien tolerada, segura y aparentemente eficaz para aliviar los síntomas asociados con el autismo. En particular, el cannabis puede ser útil para el tratamiento de las convulsiones, los tics, la depresión, la agitación y las rabietas. En general, más del 80% de los padres informaron de una mejora significativa o moderada en el estado general de su hijo.

 

Cáncer

Los estudios demuestran que el uso medicinal del cannabis sirve para mucho más que ayudar a contrarrestar los efectos secundarios graves del tratamiento del cáncer. La investigación científica sugiere que los medicamentos a base de cannabis también tienen propiedades anticancerígenas

Crohn

Un estudio realizado por Naftali T.y cols [8], determinó que los beneficios observados durante el uso de cannabis, en pacientes con enfermedad de Crohn se deben principalmente a sus propiedades antiinflamatorias.

 

Alzheimer

Epilepsia

Se han observado cambios en el sistema endocannabinoide en el cerebro de pacientes con Alzheimer. Esto podría indicar que el sistema endocannabinoide contribuye al desarrollo de la enfermedad o se ve alterado por ella. Por ejemplo, los cannabinoides de la planta de cannabis podrían reducir el estrés oxidativo y proteger las células nerviosas de los efectos nocivos de la beta-amiloide. Por tanto, los cannabinoides podrían ofrecer un enfoque multifacético para el tratamiento del Alzheimer.

La Universidad de Alabama, EE.UU., realizó un estudio en el que participaron 169 personas con epilepsia resistente al tratamiento (89 niños y 80 adultos). Todos recibieron una preparación de CBD y los investigadores definieron una respuesta al tratamiento con cannabidiol mediante una reducción del 50% o más en la frecuencia de las convulsiones.

 

Glaucoma

Estudios actuales sugieren que los cannabinoides pueden reducir la presión intraocular (IOP) y podrían ser utilizados de manera eficaz en terapias de uso tópico para enfermedades neurodegenerativas de la retina, ya sea en solitario o como tratamiento combinado con otros fármacos.

 Esclerosis Lateral Amiotrófica

En 2004, Raman y colaboradores publicaron un estudio que demostró que el THC retrasa la progresión de la ELA en ratones.[3] En base a esta información y a otros datos de investigación, Carter y colaboradores publicaron una revisión en 2010 en la que se determinó la necesidad de llevar a cabo estudios clínicos.

 

Esclerosis Multiple 

En este estudio, los investigadores profundizaron en el estudio de los efectos positivos de una molécula sintética denominada WIN55,512-2 (WIN), que imita la acción del cannabis sobre los receptores cannabinoides, en un modelo de esclerosis múltiple en ratón.

Fibromialgia

Investigaciones recientes muestran que los cannabinoides podrían ser una opción de tratamiento útil para pacientes con fibromialgia. Por ejemplo, investigadores del Instituto de Investigación Clínica del Cannabis en Israel han analizado datos de pacientes con fibromialgia entre 2015 y 2017 como parte de un estudio observacional prospectivo.

 

Parkinson

Los estudios demuestran que el uso medicinal del cannabis sirve para mucho más que ayudar a contrarrestar los efectos secundarios graves del tratamiento del cáncer. La investigación científica sugiere que los medicamentos Investigadores australianos de la Universidad Tecnológica de Sydney publicaron los resultados de su interesante estudio en 2019, en el que probaron el sustituto de cannabis HU-308 en ratones con enfermedad de Parkinson. 

 Diabetes

Los científicos de la Universidad de Buckingham investigaron el espectro de acción del THCV en ratones obesos . Una vez más, se demostró que el THCV puede reducir la intolerancia a la glucosa. Al mismo tiempo, la tolerancia a la glucosa y la sensibilidad a la insulina mejoraron en los ratones.

Hepatitis

En 2014, un estudio realizado por la Universidad de Sydney demostró que el metabolismo de los lípidos está estrechamente relacionado con la replicación del virus de la hepatitis C (VHC) y que el receptor de cannabinoides 1 (CB1) media el estado de equilibrio de los lípidos en el hígado.

HIV

Un grupo de investigadores estudió el uso del cannabis para aliviar una variedad de efectos secundarios provocados por el tratamiento antirretroviral en pacientes con VIH. Esta investigación reportó que el cannabis mejoró el apetito (97%), el dolor muscular (94%), las náuseas (93%), el dolor nervioso (90%), la ansiedad (93%), la parestesia (85%) y la depresión (86%).

Estrés Postraumático

Una de las dolencias que las personas pueden sufrir es el trastorno de estrés postraumático, que afecta las condiciones mentales de un individuo. Algunos estudios han investigado el uso de cannabis en el trastorno de estrés postraumático, proporcionando más información y conocimientos sobre posibles tratamientos.

Trastorno Bipolar

Algunos estudios han sido conducidos y han sido de alguna manera más positivos. Algunas personas con trastorno bipolar han reportado que los síntomas en realidad se han reducido, en conjunción con un uso regular de cannabis.

Lupus 

Varios estudios han comprobado los efectos antiinflamatorios de los cannabinoides. Además, se ha observado que los cannabinoides protegen contra el deterioro de enfermedades autoinmunes, como la artritis. A pesar de que las reacciones en el lupus han sido muy poco estudiadas, se puede asumir que el CBD podría tener los mismos beneficios antiinflamatorios.

Insomnio 

En la medicinal actual, padecimientos como el insomnio se tratan de forma habitual con hipnóticos (p.e. Zolpidem, Zopiclona,…) o benzodiacepinas (Lorazetam, Diazepam, Valium, etc.), unos medicamentos con un elevado riesgo de adicción y efectos secundarios. Por ello, los cannabinoides pueden ser una alternativa más natural y efectiva para tratar el insomnio.

Náuseas Severas

El cannabis puede proporcionar alivio a pacientes que padecen náuseas causadas por quimioterapia, radiación u otros motivos identificables. El THC, CBD y CBDA son prometedores en los laboratorios de investigación y ya demostraron su eficacia en los hogares de pacientes que tienen experiencia.

Prurito Crónico

Numerosos estudios de modelos in vitro y animales han proporcionado información sobre los posibles mecanismos de modulación de cannabinoides en el prurito, con la mayor evidencia detrás de la modulación neuronal de las fibras periféricas del prurito y los receptores cannabinoides de acción central.

Psoriasis

El CBD, el THC y probablemente otros muchos cannabinoides son agentes anti-psoriasis. Con esta enfermedad, las células de la piel se reemplazan cada 3 a 5 días, en lugar del plazo habitual de 30 días. Este crecimiento excesivo y acelerado de la capa epidérmica de la piel provoca rojeces, picores y parches escamosos. Puede tratarse de un problema localizado o cubrir todo el cuerpo

Dolor Crónico

 La calidad de vida de los pacientes con dolor neuropático suele verse agravada por comorbilidades como los trastornos del sueño, la depresión y la ansiedad. El CBD es potencialmente útil en el tratamiento de estas comorbilidades, mejorando así la calidad de vida del paciente neuropático.

Epilepsia Animales Domésticos 

La investigación determinó que los perros pueden responder al CBD de la misma manera que lo hacen los humanos.Los encargados del estudio explicaron que dieron aceite de CBD a tres perros, dos veces al día, durante un período de ocho semanas. Cada uno de los perros había experimentado habitualmente ataques epilépticos. Como señala el informe, la epilepsia es el «trastorno neurológico crónico más común» que se encuentra en la especie canina.

Estrés y Ansiedad en Animales Domésticos 

El aceite de CBD también ayuda con algunos de los efectos secundarios de los episodios de ansiedad, como la tensión muscular, los trastornos del sueño, el comportamiento obsesivo y la depresión.

Artritis en Animales Domésticos 

Los estudios que evalúan la eficacia del cannabis en el tratamiento de la artritis en perros también se han completado. Un estudio reciente de la Universidad de Cornell mostró una reducción en las puntuaciones de dolor en los perros con artritis, sin efectos secundarios negativos, cuando se trata con CBD versus placebo.

Cáncer en Animales Domésticos 

El cannabis se ha utilizado como hierba auxiliar contra el cáncer durante miles de años. De hecho, uno de los principales motivos del cambio en la opinión pública sobre el cannabis se debe a su papel para ayudar a los pacientes con cáncer a controlar los efectos secundarios destructivos de la terapia contra el cáncer.

Artrosis

Al tratarse de una enfermedad crónica, los tratamientos generalmente incluyen medicamentos para el dolor y antiinflamatorios. Estos tratamientos sintomáticos, aunque pueden ser efectivos, tienen efectos secundarios.

El riesgo de dependencia de los medicamentos opioides ha hecho que los pacientes sean reacios a probarlos; y los antiinflamatorios no esteroides aumentan el riesgo de úlceras, acidez estomacal y problemas hepáticos.