• TerCann

¿Puede el cannabis combatir la depresión?

Actualizado: 18 may 2021

El cannabis es químicamente muy complejo. El THC y el CBD son las moléculas más conocidas producidas por la planta, y se está investigando el potencial de ambas para contrarrestar los síntomas de la depresión. Descubre el alcance real de este vínculo a continuación.

La depresión es un trastorno de salud mental generalizado que afecta aproximadamente a 16,2 millones de adultos en los Estados Unidos. En Europa, aproximadamente el 25% de la población sufre de depresión o ansiedad. En algunas personas, la depresión puede aparecer y desaparecer. En otras, la enfermedad es una compañía permanente que puede reducir significativamente la calidad de vida de una persona. La depresión absorbe miles de millones de euros de la economía cada año y priva al individuo de su potencial de felicidad. Los tratamientos convencionales para este trastorno incluyen una serie de medicamentos que funcionan en algunos casos, pero que empeoran las cosas en otros. Curiosamente, muchas personas que experimentan depresión recurren al cannabis en un acto de automedicación. La ciencia ha demostrado que la hierba puede ser útil para una serie de problemas de salud, pero ¿puede ayudar con la depresión?



¿QUÉ ES LA DEPRESIÓN Y QUÉ LA CAUSA?

Todos nos ponemos un poco tristes de vez en cuando. El estrés, la ansiedad y los episodios emocionales de la vida pueden hacernos sentir deprimidos. Con el tiempo, esta tristeza se disipa y nos permite seguir viviendo nuestras vidas sin problemas. Pero la depresión es más que tristeza. Es un estado crónico de salud mental que puede durar meses o años. Los que la sufren no son capaces de "salir de ella".


POSIBLES DESENCADENANTES DE LA DEPRESIÓN

La causa o causas de la depresión es un tema complejo. El trastorno puede surgir de un acontecimiento vital angustioso como la muerte de un ser querido, una enfermedad grave o el nacimiento de un hijo. Para otros, puede ser la acumulación de sucesos menores lo que los hace caer en una espiral descendente. El riesgo de depresión aumenta si la persona consume drogas duras y alcohol en un intento de automedicarse.

En otros casos, la depresión puede surgir sin motivo aparente. Los factores genéticos y el tipo de personalidad también pueden intervenir. Una explicación de la depresión es la falta de neurotransmisores como la serotonina. Las investigaciones también han descubierto que, en algunas personas deprimidas, el hipocampo (una región del cerebro que participa en el aprendizaje y la memoria) es más pequeño. Esto podría deberse a que el estrés suprime la producción de nuevas neuronas.


SÍNTOMAS COMUNES DE LA DEPRESIÓN

La depresión puede manifestarse de muchas maneras diferentes. A veces los síntomas pueden ser leves, y otras veces bastante graves. Los síntomas más frecuentes de la depresión incluyen:

• Estado de ánimo bajo o tristeza continua • Falta de motivación y apatía • Baja autoestima • Insomnio • Inquietud • Dificultad de concentración • Comer en exceso o pérdida de apetito • Dolores persistentes • Sentimientos de desesperanza • Sensibilidad y llorar a menudo • Sentirse irritable e intolerante • No se disfruta de la vida • Pensamientos suicidas


TRATAMIENTO CONVENCIONAL PARA LA DEPRESIÓN

Existen múltiples opciones de tratamiento convencionales para la depresión. Cada una de ellas se recomienda en función de la gravedad del caso. Los médicos pueden recetar tratamientos conservadores en cuadros de depresión leve a moderada, sugiriendo cambios como hacer ejercicio para mejorar el estado de ánimo. Curiosamente, el ejercicio aeróbico puede aumentar los cannabinoides internos que son responsables del llamado "subidón del corredor[1]". Muchos individuos deprimidos también participan en terapias cognitivo-conductuales (TCC) para cambiar los patrones de pensamiento y comportamiento.

Los médicos suelen recetar antidepresivos en casos de depresión moderada a grave. Hay más de 30 tipos diferentes de antidepresivos disponibles, incluyendo los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (SSRI).

Los ISRS aumentan los niveles circulantes del neurotransmisor serotonina. Limitan la reabsorción de serotonina en la célula presináptica, haciendo que haya más serotonina disponible. Estos medicamentos son eficaces para estabilizar el estado de ánimo de algunos pacientes, sin embargo, están asociados con una larga lista de efectos secundarios que incluyen náuseas, vómitos, nerviosismo, mareos, problemas sexuales, agitación y confusión.

Estas opciones ayudan a algunas personas a lidiar con la depresión e incluso a superarla. Pero en otros casos no ofrecen alivio. Por eso, hoy en día, muchas personas están recurriendo a otras alternativas, incluyendo el cannabis.




EL CANNABIS, LA DEPRESIÓN Y EL SISTEMA ENDOCANNABINOIDE

Si fumas hierba, probablemente estés familiarizado con lo bien que te puede hacer sentir. Hay veces en que pegarle unas caladas a una pipa de agua puede levantar tu estado de ánimo y provocar ataques de risa. Algunas variedades inducen un estado de euforia que dura horas. Otras cepas tienen un efecto más relajante que te ayuda a desconectar y desestresarte. Sin embargo, es probable que haya habido otros momentos en los que fumar hierba te haya causado sensaciones de ansiedad o incluso pánico.

Debido a que el cannabis puede tener efectos muy diferentes en distintas personas, no se garantiza que mejore el estado de ánimo de alguien en concreto. Por esta razón, no ayudará a todos los que se encuentran atrapados en la rutina de la depresión.

Las investigaciones han explorado el efecto que el cannabis tiene en la depresión. Antes de que profundicemos en los descubrimientos, es importante hacer algunas aclaraciones. El cannabis tiene un impacto variable en la depresión. La planta en sí no activa los receptores del sistema nervioso, pero muchos de los centenares de compuestos químicos que produce sí lo hacen.

Para complicar las cosas, las diferentes variedades tienen niveles muy fluctuantes de estas sustancias químicas. Algunas variedades tienen un alto contenido del cannabinoide psicotrópico THC, mientras que otras tienen un alto contenido del cannabinoide no psicotrópico CBD. Además, hay más de 100 cannabinoides y 100 terpenos que generan sus propios efectos. Por lo tanto, "¿afecta el cannabis a la depresión?" puede considerarse una pregunta pobre y poco acertada. Se trata más bien de descubrir el impacto de cada molécula y cómo funcionan en sinergia.