“No busco curar mi epilepsia, sino manejarla”

Actualizado: 18 may 2021

José Manuel encontró en el Cannabidiol, mejor conocido como CBD, una manera de atenuar su enfermedad. Cuenta con un amparo desde abril de 2020

“esto es medicamento de rescate, esto me saca de las crisis, ahí me cambió todo el chip”.

José presentó su primer crisis epiléptica a los 21 años, el detonante fue la carga de estrés por final de semestre en la carrera de diseño industrial, estaba en casa con sus padres cuando perdió el conocimiento.

Se mantuvo siete años con medicamentos que entre los efectos secundarios se encuentra: somnolencia, cambios en el estado de ánimo, irritabilidad, problemas estomacales, deterioro cognitivo, depresión, náuseas, debilidad, dificultad para respirar, vómito, pensamientos suicidas, etcétera.

“No podía hacer nada, estaba totalmente dopado, me dijeron que esa iba a ser mi nueva vida”.


Actualmente en México sigue siendo ilegal el cultivo de cannabis para su uso medicinal o lúdico. Los amparos resultan en trámites largos que no siempre son aprobados, razón por la que muchos prefieren no solicitarlos, como es el caso de Sofía, madre que cultiva para su hija de 9 años con epilepsia y que diariamente cuida que sus vecinos no se den cuenta de las plantas que debe tener en exterior.


José cuenta con el amparo desde abril de 2020. Todo el conocimiento que ha adquirido fue de manera empírica. Un viaje de tres semanas en 2015 a Colorado, EEUU, le permitió experimentar entre distintos tipos de cannabis para entender las reacciones que su cuerpo tenía, además de aprender desde 2012 sobre el cultivo en casa mediante prueba y error.

Después de participar activamente en la lucha por la importación a México de medicamentos con cannabis, decidió volverse activista y pelear la legalización del cultivo en casa. Fundó AMEM, Autocultivo Medicinal En México, con la finalidad de acercar a más personas a la planta y poder tratar desde dolores crónicos, hasta epilepsias severas, cáncer y tumores.

Creó manuales en español que resumen el autocultivo, las propiedades de cada cepa o tipo de planta, sus usos y proceso del tratamiento con cannabis, ya que la mayoría de los libros y estudios están escritos en inglés.



De este modo llegó Sofía, su hija “E”. Inició con crisis al año de edad, pero al llevarla a urgencias, no quisieron realizarle estudios. A los tres años inició con cinco episodios de un minuto cada uno durante el día y 20 diarios nocturnos, sus medicamentos de farmacia no los disminuían y le comenzaron a causar fuertes efectos secundarios en su estado anímico y su rendimiento durante el día, además de ocasionarle pérdida del cabello acompañado de una dependencia a los fármacos.

Cuando “E” cumplió siete años de edad, Sofía vio una entrevista en televisión donde José hablaba sobre el autocultivo de cannabis y AMEM. Lo contactó y aprendió a cultivar, ahora hace los aceites para su hija, quien por las noches llega a presentar una o dos crisis, una en el día con duración máxima de 20 segundos y sus fármacos los ha disminuido de manera lenta.


José asegura que existe un modo de mejorar la calidad de vida. El cuerpo humano tiene un sistema llamado endocannabinoide, el cual cuenta con receptores por todo el cuerpo que se encargan de mandar señales para modular el organismo, es decir, entre sus actividades está la regulación de la percepción del dolor, funciones cardiovasculares, gastrointestinales y hepáticas. “Mediante el cual se puede aprender a controlar el cuerpo con el uso de cannabinoides, tenemos que hacer que esta información sea accesible en México”, mencionó José.


El autocultivo de cannabis le dio una alternativa a José para tratar la epilepsia sin efectos adversos de los fármacos.



Fuente:

https://www.infobae.com/



149 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo