• TerCann

El efecto del cannabis en las hormonas que controlan el apetito.

Si alguna vez te ha sorprendido el antojo por los bizcochos de chocolate o las serpientes de goma, es probable que hayas experimentado el poder de las hormonas. Además de impulsar los deseos de ciertos alimentos, las muchas hormonas del cuerpo también ayudan a activar la libido, regular el estado de ánimo, el sueño e incluso la temperatura corporal.


Muchos saben de primera mano cómo el cannabis ejerce efectos sutiles, o no tan sutiles, sobre nuestro estado de ánimo, el sueño y el apetito, por lo que está claro que la planta interactúa con nuestras hormonas de alguna manera. ¿Pero cómo?


Los sistemas endocannabinoide y endocrino


Las hormonas son útiles mensajeros químicos secretados por el sistema endocrino, una red de glándulas y órganos que liberan hormonas en el cuerpo. Las principales glándulas endocrinas incluyen el hipotálamo, pituitaria, páncreas, pineal, tiroides, paratiroides, suprarrenales, ovarios y testículos.


"Hay aproximadamente 50 hormonas diferentes en el cuerpo", dijo la Dra. Patricia Frye, MD, directora de la junta de la Society of Cannabis Clinicians . "Algunas hormonas se liberan para estimular a las glándulas a liberar hormonas, y otras hormonas actúan sobre los órganos diana para modular una serie de funciones metabólicas".

El sistema endocannabinoide es otra fuerza reguladora vital en el cuerpo. Sueño, estado de ánimo, metabolismo, apetito, crecimiento óseo, fertilidad: el sistema endocannabinoide participa en todos estos procesos. Los científicos creen que la función principal del sistema endocannabinoide es llevar estas funciones a la homeostasis o equilibrio.


"En general, el cannabis interactúa con el sistema endocannabinoide, un sistema neuromodulador que mantiene el equilibrio o la homeostasis en el cuerpo", dijo Frye. “Dado eso, sería lógico pensar que el sistema supervisa casi todos los neurotransmisores y sistemas hormonales. Hemos estudiado algunos de los mecanismos de esta supervisión, particularmente en estudios preclínicos con animales, pero todavía hay mucho que no entendemos completamente sobre cómo estos hallazgos se traducen en humanos ".


Sin embargo, existe evidencia de que el sistema endocannabinoide está involucrado en el apetito, la función sexual y el estrés .


Cannabis, hormonas del hambre y metabolismo


La mayoría de nosotros estamos familiarizados con los intensos antojos de pizza que pueden acompañar a un porro. Ya se sabe que el cannabis eleva el apetito e intensifica el placer que experimentamos al comer.


Grelina

En un estudio de 2020 publicado en Nature , los investigadores descubrieron que los niveles de la hormona grelina eran más altos después de consumir cannabis por vía oral en lugar de fumar o vaporizar cannabis. La grelina se conoce cariñosamente como la "hormona del hambre" porque enciende el apetito y ajusta la ingesta de alimentos .

La creciente evidencia también sugiere que existe una interacción colaborativa entre el sistema endocannabinoide y la grelina. Ambos impulsan la alimentación y los expertos creen que los dos funcionan de manera sinérgica para fomentar el hambre y la alimentación. Los receptores de endocannabinoides y grelina también se distribuyen de manera similar en áreas del cerebro asociadas con la alimentación y en órganos involucrados en el metabolismo.


Leptina

El cannabis también influye en los niveles de hormona leptina del cuerpo. "La leptina es secretada por las células grasas y envía señales al hipotálamo que regulan la ingesta de alimentos y el gasto energético, lo que ayuda a mantener su peso corporal normal o punto de ajuste", dijo Frye.

Las investigaciones han demostrado que los fumadores de cannabis tienen niveles más bajos de leptina que los no fumadores. Este hallazgo podría explicar por qué los fumadores de cannabis tienden a tener porcentajes de grasa corporal e índices de obesidad más bajos .

“Mientras más grasa corporal tenga, más leptina circula para mantener esa masa de grasa aumentando el apetito y disminuyendo la tasa metabólica”, dijo Frye. "Los consumidores de cannabis también tienden a tener un IMC y una circunferencia de la cintura más bajos que los no consumidores".


Insulina y glucosa

El cannabis también parece influir en las concentraciones de insulina, la hormona responsable de regular la glucosa en el organismo. Cuando la concentración adecuada de insulina circula en la sangre, la glucosa se transporta a las células para convertirse en combustible para mantener los niveles de energía.


En el caso de los diabéticos, por ejemplo, los niveles insuficientes de insulina significan que la glucosa no se dirige a las células del cuerpo, sino que permanece circulando en la sangre, provocando hiperglucemia .


En un