Argentina: El Gobierno apuesta al cannabis

La legislación que regulará la producción de cannabis medicinal y cáñamo industrial ya tiene media sanción del Senado. Hay principio de acuerdo entre oficialismo y oposición para aprobarla también en Diputados

El gobierno nacional imagina que la planta de cannabis podrá potenciar en el corto plazo la recuperación económica pospandemia, con la creación de miles de fuentes de trabajo de acá a 2025, y un circuito de dinero por el consumo interno y el comercio internacional que sumará divisas a una caja flaca que, contexto de deuda con el FMI mediante, necesita dólares como nunca antes.



Es por eso que el Poder Ejecutivo Nacional incluyó entre los 18 temas que mandó al debate para las sesiones extraordinarias en Diputados, previstas para febrero, el proyecto de ley “tendiente a establecer el marco regulatorio de la cadena de producción, industrialización y comercialización de la planta de cannabis, sus semillas y sus productos derivados para uso industrial y/o medicinal, incluyendo la investigación científica, con vistas a satisfacer el mercado local y generar exportaciones”, que ya tiene media sanción del Senado.

“Es uno de los cinco o seis proyectos que creemos que se van a tratar y que debería salir porque hay consenso con una parte mayoritaria de la oposición”, comentó a Infobae una fuente influyente del bloque del Frente de Todos, que comanda Máximo Kirchner.


El interés económico y productivo no es propiedad exclusiva del ministro de Desarrollo Productivo nacional, Matías Kulfas, encargado de la iniciativa por el presidente Alberto Fernández a principios de 2020. Provincias gobernadas por la oposición como Jujuy y Corrientes, y oficialistas como San Juan o La Rioja, trabajan en emprendimientos industriales de cannabis públicos y privados.

San Luis, por caso, será la sede de una exposición sobre cáñamo industrial en junio y su gobernador, Alberto Rodríguez Saa, ya se manifestó durante las reuniones de comisión del Senado no sólo a favor de esta ley sino también de avanzar en una regulación de la tenencia y el cultivo de marihuana para consumo personal.


El proyecto había conseguido en noviembre pasado el dictamen de las comisiones de Agricultura y Ganadería y Presupuesto de Diputados con el apoyo unánime de los 17 legisladores del Frente de Todos y de seis del bloque Juntos (cuatro de la UCR y dos del PRO), integrantes de la anterior composición de la Cámara. Entre los que rechazaron la iniciativa se destacaron llamativamente el vicepresidente de la comisión de Agricultura, Pablo Torello, y el ex ministro de Agroindustria durante el gobierno de Mauricio Macri, Ricardo Buryaile, por lo que se descarta que serán dos de los diputados opositores que voten en contra de un proyecto que, se prevé, mejoraría el sector agroindustrial.


Sin embargo, deberá volver a las comisiones porque Diputados tiene nuevos representantes. El presidente de la Cámara, Sergio Massa, trabajó en estos días para ordenar el temario y la confección de las comisiones. La expectativa, o el plan, en el Gobierno es que al final de la semana que viene salga el dictamen y la otra se vote. “El acuerdo de los bloques está”, es la información que compartieron con este medio fuentes de un lado y del otro de la ”grieta”.

“La ley de uso medicinal no garantizó el acceso a la salud de los pacientes, no garantizó la producción para emprendimientos, a la ley le falta una parte y esa parte es esta ley, que da permisos para cultivar, comercializar, exportar no solo cannabis medicinal sino cáñamo industrial. Es una regulación para el desarrollo productivo, central porque si no las familias tenían que importar productos de Uruguay, Chile o acudir a los cultivadores solidarios o cultivadores que cobran de manera ilegal, con productos que pueden no tener los estándares de calidad”, comentó la diputada entrerriana Carolina Gaillard (FdT) en las discusiones en comisiones de noviembre del año pasado para explicar el alcance del proyecto.

Aquella vez parecía que se votaría en Diputados, pero la disputa con la oposición frenó los planes y los demoró para este 2022. Aunque existe cierta división entre el “ala dura” y el “ala blanda” y entre sectores del PRO y de la UCR, mayoritariamente la coalición Juntos votaría a favor, si es que decide dar quórum. A nivel político, el proyecto cannabis es uno de los “caballos de batalla” de uno de los aspirantes a la Presidencia de la Nación en 2023, Gerardo Morales. De hecho, el contador jujeño fue uno de los que “convenció” a Rodolfo Suárez, gobernador de Mendoza, para que en el Senado sus legisladores acompañaran el proyecto oficialista.


El gobierno de Alberto Fernández aspira a que Argentina se convierta en un líder regional en el negocio del cannabis industrial, basado en las reconocidas capacidades agropecuarias y científico-tecnológicas del país en todo el mundo.


Hoy ya no estamos para discutir qué es el cannabis medicinal y su relevancia sino un pasito más: pensar el futuro de esta industria en Argentina, cómo trabajamos una industria de calidad y aportar soluciones a mucha gente que lo necesita. Es un desafío hermoso pensar una industria nueva desde cero, cómo la desarrollamos con presencia de cooperativas, de Pymes, con investigación aplicada, que pueda plantear un producto de calidad”, dijo meses atrás Kulfas. La frase sintetiza la expectativa del Gobierno.


Fuente:

https://www.infobae.com/politica/2022/01/29/el-gobierno-apuesta-al-cannabis-que-dice-el-proyecto-de-ley-que-incluyo-en-las-sesiones-extraordinarias/

65 visualizaciones0 comentarios