artrosis.jpg

ARTROSIS


Al tratarse de una enfermedad crónica, los tratamientos generalmente incluyen
medicamentos para el dolor y antiinflamatorios. Estos tratamientos sintomáticos, aunque pueden ser efectivos, tienen efectos secundarios. El riesgo de dependencia de los medicamentos opioides ha hecho que los pacientes sean reacios a probarlos; y los antiinflamatorios no esteroides aumentan el riesgo de úlceras, acidez estomacal y problemas hepáticos.
El cannabis medicinal utiliza un enfoque doble para tratar los síntomas de la artrosis utilizando THC (tetrahidrocannabinol) y CBD (cannabidiol). El dolor y la inflamación se abordan a través de estos dos ingredientes activos:

 

Por ejemplo, el CBD inhibe las vías inflamatorias que provocan enrojecimiento, hinchazón y rigidez, al tiempo que proporciona alivio del espasmo muscular.
El THC también es importante. A medida que la enfermedad progresa y el espacio articular se estrecha, el dolor nervioso se convierte en una complicación. El THC se acopla a receptores en áreas del cerebro, incluido el tálamo, que controlan la percepción del dolor, particularmente el dolor nervioso que no se mantiene localizado en la articulación y se dispara por las piernas, los brazos o la espalda.
El THC también es sedante y se usa para inducir y mejorar el sueño. Acostarse en decúbito  supino (boca arriba) o boca abajo, o incluso un simple movimiento, puede ser insoportable con artrosis y provocar dificultad para dormir. El THC puede ayudar a reducir las vigilias y aumentar la duración del sueño.

Fuente: https://www.dinafem.org/es/blog/como-cannabis-puede-ayudar-artrosis/