Alzheimer y los beneficios del cannabis

ALZHEIMER

La enfermedad de Alzheimer es la forma más común de demencia entre las personas mayores. La demencia es un trastorno cerebral que afecta gravemente la capacidad de una persona de llevar a cabo sus actividades diarias.
El Alzheimer comienza lentamente. Primero afecta las partes del cerebro que controlan el pensamiento, la memoria y el lenguaje. Las personas con el mal pueden tener dificultades para recordar cosas que ocurrieron en forma reciente o los nombres de personas que conocen. Un problema relacionado, el deterioro cognitivo leve, causa más problemas de memoria que los normales en personas de la misma edad. Muchos, pero no toda la gente con deterioro cognitivo leve, desarrollarán Alzheimer.
Con el tiempo, los síntomas del Alzheimer empeoran. Las personas pueden no reconocer a sus familiares. Pueden tener dificultades para hablar, leer o escribir. Pueden olvidar cómo cepillarse los dientes o peinarse el cabello. Más adelante, pueden volverse ansiosos o agresivos o deambular lejos de su casa. Finalmente, necesitan cuidados totales. Esto puede ser muy estresante para los familiares que deben encargarse de sus cuidados.
El Alzheimer suele comenzar después de los 60 años. El riesgo aumenta a medida que la persona envejece. El riesgo es mayor si hay personas en la familia que tuvieron la enfermedad.

 

CANNABIS Y ALZHEIMER​

Se cree que este tipo de demencia está asociada con el estrés oxidativo, inflamación del tejido nervioso (neuroinflamación) y excitotoxicidad. Este último describe la nocividad de neurotransmisores como el glutamato, que contribuyen a la muerte de las células nerviosas. Especialmente en los últimos años, las propiedades neuroprotectoras (protectoras de las células) de los cannabinoides han atraído mucho interés.
Se han observado cambios en el sistema endocannabinoide en el cerebro de pacientes con Alzheimer. Esto podría indicar que el sistema endocannabinoide contribuye al desarrollo de la enfermedad o se ve alterado por ella. Por ejemplo, los cannabinoides de la planta de cannabis podrían reducir el estrés oxidativo y proteger las células nerviosas de los efectos nocivos de la beta-amiloide. Por tanto, los cannabinoides podrían ofrecer un enfoque multifacético para el tratamiento del Alzheimer.
El foco principal de la investigación ha sido el cannabidiol (CBD), es decir, el cannabinoide no psicoactivo (CBD). Por ejemplo, los investigadores estudiaron el efecto del CBD en células cultivadas de ratas en un estudio. Después de exponer las células a beta-amiloide, observaron una marcada reducción en la supervivencia celular. El tratamiento de las células con CBD antes de la exposición al beta-amiloide también aumentó significativamente la supervivencia celular.
Lo que es particularmente interesante es que los investigadores italianos incluso creen que el CBD podría promover la neurogénesis, el crecimiento de nuevo tejido nervioso. Usando el modelo de rata, pudieron demostrar que el CBD interactúa con los receptores activados por el proliferador de peroxisoma (PPARγ), que se encuentran en el núcleo celular.
Al bloquear PPARγ, el CBD podría reducir significativamente el efecto sobre el daño neuronal. Además, los investigadores observaron que el CBD estimula la neurogénesis del hipocampo debido a la interacción con PPARγ. Estos resultados muestran que el receptor probablemente parece jugar un papel importante en la mediación de las acciones del CBD.
También se han realizado estudios con el componente psicoactivo de la planta de cannabis, el THC. El objetivo de un estudio fue evaluar las posibles cualidades terapéuticas del tetrahidrocannabinol (THC) para ralentizar o detener la demencia de Alzheimer. En ensayos celulares, los investigadores encontraron que este cannabinoide podría reducir los niveles de amiloide en dosis bajas.

 

Fuentes:

https://medlineplus.gov/spanish/alzheimersdisease.html
https://www.kalapa-clinic.com/enfermedad-de-alzheimer-cannabinoides/